24 Oct 2019

Brígido Bogado: “Para cuidar las lenguas indígenas primero debemos cuidar a las personas”

En homenaje al Año Internacional de las Lenguas Indígenas, “Ypykuéra Ñe’ẽita Ary Yvy’ape Áripe” se realizó exitosamente el II Congreso Universitario en Ciencia, Cultura y Sociedad, y la I Jornada de Semilleros de Investigación, llevado a cabo los días 17 y 18 de octubre de 2019, en la Universidad Católica Campus Itapúa.

Una las conferencias centrales del evento, fue el de Brígido Bogado, docente, poeta y escritor del pueblo Mbya Guaraní, miembro de la comunidad Pindó de San Cosme y Damián, del Departamento de Itapúa, autor de varios libros de poemas en guaraní Mbya, guaraní paraguayo y español, estudiante del 4to. año de la Carrera de Ciencias de Comunicación en la Universidad Católica Campus Itapúa, miembro de la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP), y principal luchador por la defensa de los derechos de su comunidad.

En parte de su presentación expresó: “Mi sueño siempre fue, al iniciar la educación formal en Itapúa, que los jóvenes indígenas tuvieran oportunidades, que puedan desarrollar sus capacidades y demostrar a la sociedad que como indígenas también podemos hacer cosas buenas. Muchas veces se oyen cosas negativas de los mismos, pero siempre fue mi deseo que también muestren que podemos hacer cosas positivas, que puedan ser útil para ellos, para sus padres y sus comunidades. Yo creo que eso se está dando y -ko´anga ha´ema ikatuma amano tranquilo- porque uno de mis sueños se está cumpliendo.

El pueblo Mbya fue una de las culturas que más resistencia puso a lo formal, a lo que es del paraguayo, porque decían que la escuela, la salud y otras cosas podían afectar o desviar de su esencia. Pero con el tiempo fue cambiando eso y muchas comunidades empezaron a pedir escuelas, y unas de las primeras fue la de Pindó, cuyos miembros salieron de la Isla Yacyretá para la construcción de la represa.

Nunca se les regresó sus tierras pero gracias a la Iglesia Católica y a la Conferencia Episcopal, se hizo un trabajo con el que se pudo lograr reunir a las familias que salieron de dicho lugar, y  se pudieron hacer las gestiones para conseguir 325 Há, en comparación con 60.000 há que se perdieron con la isla Yacyretá. Pero por lo menos es una tierra donde se puede trabajar y tener un poco, todavía, de ese paraíso que antes era. En fin, fue así que ellos solicitaron escuelas y maestros, así empecé con la educación en la comunidad Pindó, no había escuelas, se consiguió un tinglado donde se iniciaron las primeras lecciones. Más adelante, siendo relocalizados, Yacyretá construyó una la primera institución educativa.

Sobre los mayores retos que enfrentó en sus primeros años de docente dijo: “El desafío para mí como docente fue, ¿qué enseñar a mis alumnos?, ¿qué tipo de gente yo quiero formar?, por un lado tener en cuenta mi formación religiosa, y lo que he recibido de la escuela, el colegio y la universidad, y por otro lado, yo debía ver los programas, escuchar a los padres que estaban muy preocupados, decían: queremos que aprendan lo que les va servir, me decían; entonces compaginar y llevar en cuenta esas inquietudes, bajar lo que yo sabía y tener en cuenta como eran los niños indígenas, era un desafío bastante grande, pero gracias Dios pude lograr eso, y pude iniciar.

Además, comentó que entre sus primeros alumnos estuvo el Arq. Jerónimo Ayala, egresado de la Universidad Católica Campus Itapúa, quien culminó exitosamente la Carrera de Arquitectura, siendo el primer arquitecto indígena del Paraguay. Al respecto  mencionó: “eso me llena de orgullo, porque yo fui su primer maestro y él siempre me dice- Prof. Brígido, mediante nde- y eso es lo más lindo, llena el alma y el corazón.”

Con respecto a sus estudios en la Institución mencionó: “Cuando pisé esta universidad, para estudiar Ciencias de la Comunicación, creo que llegué en el momento justo, en el lugar preciso, me siento feliz, bendecido y agradecido, especialmente con mis profesores, por tenerme en cuenta y brindarme siempre todas las oportunidades.”

Con respecto a los temas de sus poemas y libros, Brígido habló sobre la reivindicación del ser indígena y sobre su visibilidad: “El indígena es una persona como cualquiera, simplemente necesita ser aceptado como ser humano, es el que está en esta tierra, hoy y ahora, y muchas veces la historia habla de ellos, en pasado, del año 1500, y ahora en el 2019 siguen estando presentes, solo que hay que respetarlos y darle su lugar y su espacio como hoy me dan a mí.

Mis poesías tratan de varias cosas, entre ellos de la cultura y espiritualidad guaraní, y escribo pensando en los grandes problemas ecológicos que hoy tenemos, y que debemos tener en  cuenta que estamos destruyendo nuestro hogar.”

Así mismo, Brígido dejó su mensaje para los jóvenes: “Todos venimos a esta vida con una función, con un trabajo especial, para hacer el bien, para ser felices, hacer felices a los demás y nunca hacer daño.”

Finalmente, con respecto al Año Internacional de las Lenguas Indígenas recalcó: “No tiene sentido cuidar las lenguas, si no se cuida a las personas, entonces si queremos  cuidar las lenguas indígenas, hay que darle oportunidades y cuidar de las personas indígenas”.

 

Comentarios

comentarios